Científicos portugueses descubren que la quimioterapia genera células cancerígenas