Somos adictos al paracetamol. Pero ¿funciona?